Brokers

Tipo de cambio


¿Qué es el tipo de cambio?

El tipo de cambio, también referido como tasa de cambio, tasa de conversión o tipo de cambio extranjero, es el precio al cuál una divisa de un país puede ser convertida ("cambiada") por la divisa de otro país.

El sistema de tipos de cambio entre divisas nace de la necesidad de divisas extranjeras por parte de empresas y ciudadanos nacionales. En otras palabras, el tipo de cambio proviene de la circulación de capital, bienes, servicios y personas entre fronteras, esto es, de la existencia de comercio internacional. Por ejemplo, cuándo una empresa vende productos a un país extranjero, lo más normal es que quiera cobrar en su divisa nacional; por tanto la empresa extranjera deberá comprar la divisa nacional del fabricante para pagar los productos comprados. Existen también multitud de situaciones en la que cualquier persona puede necesitar alguna divisa extranjera, por ejemplo, cuándo viajamos necesitaremos divisas del país de destino. Nace así un mercado internacional de divisas en el que se compran y venden divisas extranjeras.

También es considerado como el valor de la moneda de un país en términos de otra moneda. Los tipos de cambio se determinan en el mercado de divisas, que está abierto a una amplia gama de diferentes tipos de compradores y vendedores de forma continua: 24 horas al día, excepto fines de semana, desde las 20:15 GMT del domingo hasta las 22:00 GMT del viernes. El tipo de cambio spot se refiere al tipo de cambio actual. Como en cualquier otro mercado, el tipo de cambio es establecido mediante las fuerzas de oferta y demanda las cuáles pueden provenir de la necesidad de divisas extranjeras o de la especulación.

Se conoce como apreciación el incremento del valor de una divisa respecto a otra y como depreciación el fenómeno contrario.

Cotización del tipo de cambio: el par de divisas

Un tipo de cambio se cotiza generalmente en términos de unidades de una moneda que se puede intercambiar por una unidad de otra moneda - por ejemplo, en la forma: 1.2290 EUR/USD (significa 1 EUR = 1.2290 USD). En este ejemplo, los dólares de los EE.UU. se conoce como la "divisa cotizada" (divisa de pago) y el euro es la "divisa base" (divisa de transacción o unidad monetaria).

La convención de mercado establece un orden para decidir qué divisa poner como base y cuál como cotizada al citar un tipo de cambio. En la mayoría de las partes del mundo, el orden es: EUR - GBP - AUD - NZD - USD - otros. Así por ejemplo, en el tipo de cambio entre el euro y el dólar australiano, el EUR es la divisa base, AUD es la divisa cotizada y el tipo de cambio indica la cantidad de dólares australianos que serían pagados o recibidos por 1 euro.

Con el fin de determinar cuál es la divisa base cuándo las dos divisas cotizadas no están en la lista de la convención de mercado (es decir, ambas son "otros"), se usa como divisa base la que de un tipo de cambio superior o igual a 1.000. Esto evita problemas de redondeo. Hay excepciones a esta norma, por ejemplo los japoneses a menudo utilizan el yen japonés como divisa base.

Se conoce como cotización directa aquella en la que se utiliza la divisa extranjera como divisa base. Por ejemplo, 0.7354 USD/EUR sería una cotización directa cuándo se utiliza en la Zona euro, pues desde la perspectiva local proporciona el valor directo por unidad de divisa extranjera. La cotización directa es utilizada por la mayoría de los países localmente.

Por otro lado, la cotización utilizando la divisa del país de origen como divisa base se conoce cotización indirecta. Por ejemplo, el uso de 1.3599 EUR/USD en la zona euro sería cotización indirecta (1 EUR = 1.3599 USD).

Si se usa cotización directa y la divisa nacional se está apreciando frente a la divisa extranjera, el número dado como tipo de cambio decrece, y viceversa, si se usa cotización directa y la divisa nacional se está depreciando frente a la divisa extranjera el número dado como tipo de cambio se incrementará.

Por convención de mercado, desde principios de los años 1980 a 2006 el tipo de cambio de la mayoría de pares de divisas fueron dados con 4 decimales para las operaciones spot y hasta 6 decimales para plazo fijo o swaps. Una excepción a esta norma fueron los tipos de cambio con un valor menor a 1, los cuáles eran dados con 5 o 6 decimales. Aunque no hay una regla fija, los tipos de cambio con un valor mayor a 20 se daban por lo general con 3 decimales y tipos superiores a 80 se daban con dos decimales. Por ejemplo: GBPOMR: 0.765432 - EURUSD: 1.5877 - GBPBEF: 58,234 - EURJPY: 165.29). Se puede ver que la tónica era el uso de 5 dígitos en total.

En 2005 Barclays Capital rompió con las convenciones, ofreciendo tipos de cambio spot con un decimal más en su plataforma electrónica de negociación, en un principio únicamente dirigida al mercado interbancario. Esto supuso una contracción del spread (diferencia entre precio Bid y ask) y el poder ofrecer mejores precios para operaciones spot.

En las transacciones en el mercado de divisas al por menor (retail) el tipo de cambio de un par de divisas consiste en dos precio, el precio Bid y el precio Ask, siendo uno el precio al que el corredor compra y el otro al que vende. La diferencia entre ambos es conocido como spread (horquilla). Estos precios pueden variar de un corredor a otro (dealer o broker) e incluyen el diferencial añadido por el corredor de donde obtendrá su ganancia.

Aprende más sobre la interpretación del precio de cotización y tipo de cambio de un par de divisas en ¿de dónde viene el beneficio? el pip y el lote.

Sistemas de tipo de cambio

Cada país, a través de mecanismos diferentes, administra el valor de su divisa. Como parte de esta función, se determina el régimen o sistema de tipo de cambio que se aplicará a su moneda:

Las fluctuaciones en el tipo de cambio

El tipo de cambio determinado por la oferta y la demanda del mercado cambiario fluctúa constantemente. Una divisa tendrá más valor cuándo su demanda sea superior a la oferta y, por el contrario, una divisa se depreciará cuándo la demanda cae por debajo de la oferta.

La demanda creciente de una divisa puede deberse a diversos motivos desde un aumento de las transacciones monetarias a una demanda puramente especulativa. La demanda por transacciones está altamente correlacionada con el nivel de actividad comercial de un país, con su Producto Interior Bruto (PIB), y niveles de empleo. Cuanta más desempleados hay , menor será el gasto en bienes y servicios, tanto nacionales como de importación. Los Bancos Centrales suelen tener pocas dificultades para ajustar la oferta monetaria disponible para acomodar los cambios en la demanda de dinero debido a las transacciones comerciales.

La demanda especulativa es mucho más difícil de acomodar por los Bancos Centrales. Los cambios en los tipos de interés interbancario es de las herramientas más usadas por los Bancos Centrales para influir en la demanda de divisa con fines especulativos ya que un especulador comprará una divisa si el retorno esperado (que es el tipo de interés) es lo suficientemente alto. En general, a myores tipos de interés de un país, mayor será la demanda de su divisa. Se ha argumentado que tal especulación puede socavar el crecimiento económico real ya que los grandes especuladores de divisas pueden crear de forma deliberada una presión a la baja sobre la moneda con el fin de empujar al banco central a vender su moneda para mantenerla estable y, de este modo, el especulador puede comprar la divisa a un precio inferior.

Tipo de cambio real y tipo de cambio nominal

Tipo de cambio nominal

El tipo de cambio nominal es el establecido como valor realtivo de una divisa respecto a otra, es decir, se expresa el valor relativo entre un par de divsas y es el precio de compra y venta de las diferentes divisas.

En este sentido, la apreciación de la moneda local se traduce en una subida de su valor en términos de la divisa extranjera. Desde la perspectiva nacional, utilizando la cotiación directa que vimos anteriormente, cuándo la divisa local se aprecia el tipo de cambio baja. Por ejemplo, si el euro se ha aprecia frente al dólar estadounidense, nececistaré menos euros para comprar la misma cantidad de dólares, el tipo de cambio del euro baja (la cotización EUR/USD sube, la cotización USD/EUR (cotización directa si estamos en la zona euro) baja).

De forma análoga se puede hablar de depreciación.

Tipo de cambio real

El tipo de cambio real se refiere al precio relativo de los bienes y servicios de un país. Se mide mediante el tipo de cambiando ponderado mediante el deflactor del Producto Interior Bruto. Se puede hablar de dos tipos de cambio reales:

  • Tipo de cambio real bilateral: se refiere al valor de los bienes y servicios de un país respecto a otro. Se cálcula mediante:

e = (E x P*) / P

e = tipo de cambio real

E = tipo de cambio nominal

P* = deflactor del PIB del país extranjero

P = deflactor del PIB nacional

El deflactor del PIB es un índice de precios que mide la variación en los precios de todos los bienes producidos en un país durante un período determinado (se diferencia del Índice de Precios de Consuo (IPC) ya que el IPC sólo mide la variación de precios de una cesta de productos representativa). Por tanto, el deflactor del PIB es un indicador de la inflación.

  • Tipo de cambio real multilateral: Es el resultado de la ponderación de los tipos de cambio bilaterales con diferentes países. Como factor de ponderación se utiliza un indicador del volumen de comercio con cada uno de los países para los que se calculó el tipo de cambio real bilateral.

El poder adquisitivo de una divisa

El "tipo de cambio real" representa el poder adquisitivo de una divisa respecto a otra. Se basa en la medición del deflactor del PIB del nivel de precios en ambos países (P, P*), que se fija igual a 1 en un año base determinado elegido de forma arbitraria. Por lo tanto, el nivel del tipo de cambio real es arbitrario en función del año que se elija como año base para el deflactor del PIB de ambos países. La variación del tipo de cambio real ofrece información sobre la evolución en el tiempo del precio relativo de una unidad del PIB en el país extranjero en términos de unidades del PIB nacional. Si todos los bienes fueran libremente negociables y los extranjeros y nacionales comprasen exactamente la misma cesta de bienes y servicios, se mantendría la paridad de poder adquisitivo (PPP) en los deflactores del PIB de los dos países, y el tipo de cambio real sería constante e igual a uno.

Tipo de cambio en función del plazo de liquidación

El plazo de liquidación de las transacciones realizadas con divisas puede ser al contado o futuro. Atendiendo a este plazo se pueden distinguir dos denominaciones del tipo de cambio:

  1. Tipo de Cambio Spot: El tipo de cambio spot se refiere al tipo de cambio corriente, es decir, transacciones realizadas al contado.
  2. Tipo de Cambio Futuro (forward): El tipo de cambio futuro indica el precio de la divisa en operaciones realizadas en el presente, pero cuya fecha de liquidación es en el futuro, por ejemplo, dentro de 180 días.

Modelos de tipos de cambio

Modelo de paridad descubierta de tipos de interés

Según el modelo de paridad descubierta de tipos de interés, la apreciación o depreciación de una divisa respecto a otra debe ser neutralizada por cambios en el diferencial de tipos de interés entre ambos Bancos Centrales que controlan la emisión de cada divisa.

Por ejemplo, si el tipo de interés de la Reserva Federal de los Estados Unidos sube mientras que se mantiene en Japón, el dólar estadounidense debería depreciarse frente al yen japonés por una cantidad que prevenga el arbitraje. (Aprenda más en Paridad de tipos de interés).

Modelo de balanza de pagos

Este modelo sostiene que un tipo de cambio debe estar en el nivel de equilibrio que produce un balance estable de la cuenta corriente. Una nación con un déficit comercial experimentará una reducción en sus reservas de divisas, lo que en última instancia hace disminuir el valor de su moneda (se deprecia). Al tener una divisa más barata hace que los bienes de la nación (exportaciones) sean más accesibles en el mercado mundial, al tiempo que las importaciones se hacen más caras. Tras un tiempo en esta tendencia, las importaciones se ven obligadas a bajar y las exportaciones a aumentar, con lo que se estabiliza la Balanza comercial y la divisa de forma automática.

Modelo de mercado de activos

La expansión del comercio de activos financieros (acciones y bonos) ha revolucionado la forma en la que analistas y traders miran a las divisas. Variables como el crecimiento económico, la inflación y la productividad ya no son los únicos conductores de los movimientos de divisas. La proporción de las transacciones en divisas derivadas de operaciones transfronterizas de activos financieros ha empequeñecido a las transacciones de divisas generadas por el comercio de bienes y servicios.

El enfoque del modelo de mercado de activos ve a las divisas como precios de activos que se negocian en un mercado financiero. En consecuencia, las divisas muestran cada vez más una fuerte correlación con otros mercados, particularmente el mercado de acciones.

Al igual que en la bolsa de valores, inversores y especualdores pueden ganar dinero o perderlo en el mercado de divisas mediante la compra y venta en el momento adecuado. Las divisas pueden ser objeto de comercio en el mercado spot (mercado de divisas propiamente dicho) y en el mercado de opciones sobre divisas. El mercado spot representa los tipos de cambio actuales, mientras que las opciones sobre divisas son derivados de tipos de cambio.

Intervención y manipulación de los tipos de cambio

Los países pueden obtener una ventaja en el comercio internacional si se manipula el valor de su moneda artificialmente influyendo en el tipo de cambio. Por lo general estas intervenciones son realizadas por la participación en el mercado abierto de las autoridades monetarias del país (Bancos Centrales).

Algunos paises tratan de devaluar su divisa o frenar su apreciación con el objetivo de favorecer las exportaciones y reforzar la economía. Un tipo de cambio bajo hace que los bienes y servicios nacionales sean más baratos para los extranjeros y, por tanto, favorece la exportación y, por el contrario, para los consumidores nacionales los productos y bienes importados se hacen más caros.

Se argumenta que la República Popular de China ha tenido éxito en hacer esto durante un largo período de tiempo. Sin embargo, en una situación del mundo real, el Yuan se apreció un 22% en el 2005 y le siguió un aumento del 38,7% en las importaciones chinas a los EE.UU.

Vea también: Tipo de cambio fijo - Tipo de cambio flexible