Brokers

Forward (contrato a plazo)


¿Qué es un forward?

En finanzas, un contrato a plazo o forward es un contrato no normalizado entre dos partes para comprar o vender un activo en una fecha futura determinada y a un precio acordado en el presente.

Es un derivado financiero que contrasta con un contrato al contado, que es un acuerdo para comprar o vender un activo en el presente. La parte del contrato que compra el activo subyacente asume una posición en largo, mientras que la contraparte asume una posición en corto. El precio acordado se denomina precio de entrega o de liquidación, que es igual al precio acordado en el momento de la celebración del contrato.

Forward, al igual que otros valores derivados, se puede utilizar para cubrir el riesgo (muy común para cubrir el riesgo cambiario), como un medio de especulación, o para tomar ventaja de un activo sensible al tiempo.

El forward es un contrato parecido a un contrato de futuros, con las siguientes diferencias:

  • Los contratos a plazo (forward) no cotizan en bolsa
  • Los contratos de futuros son derivados financieros estandarizados
  • Los contratos a plazo son derivados OTC (over the counter)

Rentabilidad de un forward

El valor de una posición forward cuando el contrato alcanza su madurez depende de la relación entre el precio de entrega (K) y el precio spot subyacente (ST) en ese momento.

  • Para una posición larga este valor es: f T = f S T - K
  • Para una posición corta, es: f T = K - S T

Rentabilidad forward en corto. efxto.comRentabilidad forward en largo. efxto.com

¿Cómo funciona un forward?

Supongamos que Paco desea comprar una casa dentro de un año. Al mismo tiempo, María posee en la actualidad una casa de 100.000€ que desea vender dentro de un año. Ambas partes podrían firmar un contrato a plazo o forward. Supongamos que ambos están de acuerdo en el precio de venta en el plazo de un año de 104.000 euros. Paco y María han firmado un contrato a plazo o forward. Paco ha entrado en largo mientras que María tiene la posición en corto.

Se llamará precio o cotización al contado (spot) al valor actual de 100.000€ y precio o cotización a plazo (forward) al precio futuro de liquidación del contrato, en este caso 104.000€.

Dentro de un año, la fecha establecida en el contrato, supongamos que el precio spot de la casa de María es de 110.000€, según el mercado actual. María se ve obligada a vender la casa a Paco por 104.000€ por el acuerdo pactado un año antes. Paco tiene una ganancia de 6.000€, que es la diferencia entre el precio actual y el precio que paga. Por el contrario, María tiene una pérdida potencial de 6.000€ y un beneficio real de 4.000€.

En cuánto a forward de divisas la situación es similar, se puede hacer un contrato a plazo para comprar o vender una divisa (por ejemplo, un contrato para comprar dólares canadienses una parte y vender dólares estadounidenses la contraparte) en una fecha futura al tipo de cambio actual entre dos partes que no quieran estar expuestas a las fluctuaciones del tipo de cambio (riesgo cambiario). Como el tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el dólar canadiense oscila entre la fecha de formalización del contrato y la fecha de liquidación, una parte gana y la otra pierde relativamente, pues una divisa se habrá revalorizado frente a la otra. Los contratos forward se pueden hacer, como hemos visto, para reducir la exposición al riesgo cambiario, pero también se pueden realizar por necesidad de la otra divisa en una fecha futura (por ejemplo para pagar una deuda denominada en una divisa en concreto) o puramente con fines especulativos esperando que el tipo de cambio fluctúe de forma favorable para generar una ganancia al cierre del contrato.

En forward de divisas, los valores nominales son especificados en el contrato, por ejemplo comprar 100 millones de dólares canadienses, equivalente a 114,4 millones de USD al tipo de cambio actual. Estas dos cantidades son los llamados valores nominales. Sin embargo, el coste o margen requerido para abrir este tipo de contratos es considerablemente menor que el valor nominal, lo que hace referencia al apalancamiento creado en el contrato, lo cual es bastante típico en los contratos de derivados financieros.

Ejemplo de cómo los precios futuros deben ser acordados

Continuando con el ejemplo anterior, supongamos que el precio inicial de la casa de María es de 100.000€ y que Paco entra en un contrato a plazo para comprar la casa dentro de un año. María sabe que se puede vender por 100.000€ de inmediato y obtener ganancias en un depósito bancario por ejemplo, estas ganancias deben ser compensadas por la venta con retraso. Supongamos que la tasa libre de riesgo R (el interés que le daría el banco) por un año es del 4%. Ese dinero en el banco crecería a 104.000€ libre de riesgos. Así que María quiere crear como mínimo 104.000€ dentro de un año para que el contrato forward valga la pena para ella.

La paridad precio spot - precio forward

El punto de paridad entre el precio spot (precio al contado actual) y el precio forward (precio acordado de liquidación en el contrato forward) proporciona el enlace entre el mercado spot y el mercado de futuros. En él se describe la relación entre los precios spot y futuros del activo subyacente en un contrato a plazo. Mientras que el efecto global puede ser descrito como el costo, este efecto puede ser dividido en diferentes componentes, en particular si el activo:

  • ofrece ingresos, de forma discreta o continua
  • incurre en costos de almacenamiento
  • es considerado como
    • activo de inversión, es decir, un activo que se mantienen fundamentalmente con fines de inversión (por ejemplo, oro, títulos financieros);
    • o un bien de consumo, es decir, un activo que se destina principalmente al consumo o producción (por ejemplo, petróleo, hierro, etc)

Activos de inversión

Para un activo que no ofrece ingresos, la relación entre el precio forward actual (F0) y precio spot (S0) es

F0 = S0erT

donde r es el tipo de interés sin riesgo compuesto continuo, y T es el tiempo de duración del contrato. Dado que se quiere ser dueño del activo en el tiempo T, en un mercado de capitales perfecto no debe haber diferencia entre la compra del activo hoy y comprar el activo en un determinado plazo. Por lo tanto, ambos deben costar lo mismo en términos de valor presente.

Para un activo que genera ingresos conocidos, la relación se convierte en:

  • Discreto: F0 = (S0 - I)erT
  • Continuo: F0 = S0e(r - q)T

donde I = IeT1t1 es el valor presente de los ingresos discretos en el tiempo t 1 < T y q es la rentabilidad continua por dividendo a lo largo de la vida del contrato. Cuando un activo genera ingresos, hay un beneficio si mantienes dicho activo y por ello este beneficio (I o Q) se debe restar para reflejar este beneficio. Un ejemplo de un activo de beneficios discretos puede ser un valor, un activo de rendimiento continuo podría ser un índice bursátil.

Los activos de inversión que son commodities (productos o mercancías), tales como oro y plata, tienen costes de almacenamiento que también deben ser considerados. Los costes de almacenamiento pueden ser tratados como "renta negativa". Por tanto, con los costos de almacenamiento, la relación se convierte en:

  • Discreta: F0 = (S0 + U)erT
  • Continuo: F0 = S0e(r + u)T

donde U = UeT1t1 es el valor presente de los costes de almacenamiento a fecha de t1 < T y u es el coste de almacenamiento proporcional al precio de la mercancía, y por lo tanto, es una "rentabilidad negativa". Debido a los costes de almacenamiento, el precio final será más alto, es decir, tenemos que añadir estos costes al precio spot.

Activos de consumo

Los activos de consumo suelen ser productos y materias primas utilizadas como fuente de energía o en un proceso de producción, por ejemplo, el petróleo crudo o el hierro. Se puede sentir que hay un beneficio en la posesión material de la mercancía en el inventario en lugar de poner el activo en un forward. Estos beneficios incluyen la capacidad de sacar provecho de la escasez temporal del producto y la capacidad de mantener en funcionamiento un proceso de producción, este beneficio se conoce como el "rendimiento de conveniencia". Por lo tanto, para activos de consumo, la relación entre spot y forward es la siguiente:

  • Costes de almacenamiento discreto: F0 = (S0 + U)e(r - y)T
  • Gastos permanentes de almacenamiento: F0 = S0e(r + u - y)T

Donde y es el rendimiento de conveniencia durante la vida del contrato. Ya que el rendimiento de conveniencia proporciona un beneficio al titular del bien, pero no al titular del contrato forward, se puede modelar como una especie de "rentabilidad por dividendo". Sin embargo, es importante tener en cuenta que el rendimiento por conveniencia no es un beneficio en metálico, sino que refleja las expectativas del mercado sobre la futura disponibilidad de la mercancía. Si hay bajos niveles de inventarios de la mercancía, implicará una mayor probabilidad de escasez, lo que se traduce en un mayor rendimiento por conveniencia. Cuándo existen altos niveles de inventarios para la mercancía se dará el caso contrario, un menor rendimiento por conveniencia.

Coste de retención

La relación entre los precios spot y forward de un activo refleja el coste neto de mantener ese activo en relación a mantener una posición forward. Por lo tanto, todos los costes y los beneficios anteriormente mencionados pueden resumirse como el coste de retención. Por lo tanto:

  • Discreto: F0 = (S0 + U - I)e (r - y) T
  • Continuo: F0 = S0eTc, donde c = r-q+u-y.

Relación entre la cotización a plazo y la cotizaicón spot futura esperada

Relación cotización forward y cotización spot. efxto.com

Imagen modificada de la original. Licencia CC BY-SA 3.0

Una cuestión clave es si el precio forward actual predice el precio spot en el futuro. Hay una serie de hipótesis diferentes que tratan de explicar la relación entre el precio forward actual, F0, y el precio spot futuro esperado, E(ST). Los economistas John Maynard Keynes y John Hicks sostuvieron que, en general, los operadores naturales de materias primas quieren vender la mercancía en algún momento futuro. Por lo tanto, mantienen colectivamente una posición corta neta en el mercado a plazo. La otra cara de estos contratos está en manos de los especuladores, que por lo tanto, deben tener una posición larga neta. Los que comercian con mercancías de forma natural, están interesados en cubrirse de posibles riesgos y asumen posibles pérdidas en los contratos a plazo. Los especuladores por otro lado, están interesados en obtener ganancias, y por lo tanto, sólo entrarán en los contratos si esperan hacer dinero. Por lo tanto, si los especuladores mantienen una posición larga neta, el precio spot futuro esperado debe ser mayor que el precio forward. Puesto en términos matemáticos:

Por lo tanto, si los especuladores esperan ganancias,

  • E (ST) - K 0 E (ST)> KE (ST)> F0, ya que K = F0 en el momento de formalización del contrato

Esta situación del mercado, donde E(S T)> F0, se conoce como backwardation normales. Dado que los precios forward convergen con el precio spot, un backwardation normal implica que los precios forward aumentan con el tiempo. La situación opuesta, donde E (S T) < F0, se conoce como contango. Del mismo modo, contango implica que los precios forward caen con el tiempo.