Brokers

CFD (Contrato por diferencia)


¿Qué es un CFD?

Un CFD son las siglas de Contrato por Diferencia (del inglés Contract for difference), es un contrato sobre un instrumento financiero en el que se especula con la diferencia de precio del activo en el momento de apertura y vencimiento del contrato. Es decir, en el momento de vencimiento del contrato se intercambia entre las dos partes del contrato la diferencia entre el precio del instrumento en el momento de apertura del contrato y el precio en el vencimiento del mismo.

Los CFDs son instrumentos financieros derivados OTC (Over The Counter) que reflejan el rendimiento del activo subyacente sin necesidad de adquirirlo físicamente. Al ser un instrumento OTC no cotiza en ningún mercado y no es un producto estandarizado. Guardan mucha similitud con el spread betting, de hecho en muchas ocasiones un CFD y un spread betting puede ser practicamente el mismo producto, sin embargo el spread betting ha permanecido como un fenómeno en Inglaterra e Irlanda mientras que los CFDs se ha popularizado practicamente en todo el mundo.

Desde el año 2007 el Australian Securities Exchange introdujo la comercialización estandarizada de CFDs en sus 50 valores más importantes, 8 pares de divisas, los principales índices bursátiles internacionales y algunas materias primas. Los CFDs dejaron así de ser un producto exclusivamente OTC.

Historia de los CFD

Los Contratos por Diferencia fueron utilizados por primera vez a principios de la década de 1990 en Londres. En un principio fueron utilizados por los hedge funds y traders institucionales para cubrir su exposición en el mercado de valores de Londres (London Stock Exchange) de una forma efectiva desde un punto de vista del coste.

Los CFDs (Contracts For Difference) fueron introducidos en el mercado al por menor a finales de la década de 1990 y se hicieron bastante populares entre los traders minoristas lo largo de la década de los años 2000. La primera compañía en ofrecer CFDs en el mercado minorista fue Gerrad & National Intercommodities a través de su servicio GNI Touch. Este servicio fue adquirido por MF Global (esta compañía quebró en el año 2011).

A partir del año 2000 aproximadamente el comercio de CFDs comenzó a expandirse y comenzó la fase de mayor crecimiento del comercio con CFDs. Las compañías rápidamente comenzaron a ofrecer contratos por diferencia en otros productos, no sólo sobre valores cotizados en el London Stock Exchange, cómo índices, bonos, materias primas y divisas. Los CFDs sobre los principales índices se convirtieron rápidamente en los contratos por diferencia más populares (CFDs sobre el Dow Jones, NASDAQ, S&P 500, etc).

En España los CFDs no fueron comercializados hasta el año 2007. En este mismo año el Australian Securities Exchange introdujo por primera vez los CFDs como producto financiero estandarizado.

Los Contratos por Diferencia comparados a otros derivados financieros

Hay una extensa variedad de productos financieros utilizados para especular en los mercados financieros, desde comerciar físicamente con acciones o activos de forma directa o mediante préstamos en margen, a usar derivados financieros como contratos de futuros, opciones, etc. Los CFDs representan una alternativa a estos productos derivados

El mercado de contratos por diferencia se parece a los mercado de futuros y opciones, las diferencias principales son:

  • No hay fecha de vencimiento
  • Las operaciones con CFDs son mayoritariamente como derivado OTC, fuera del mercado bursátil
  • Actualmente los CFDs no están disponibles para residentes en Estados Unidos
  • Los tamaños mínimos contractuales son pequeños, el umbral de entrada reducido
  • La selección de activos subyacentes es muy amplia y se pueden crear nuevos fácilmente

El comercio con CFDs

Los CFDs se comercian entre traders individuales y los proveedores (brokers, dealers, etc). Cómo los CFDs son derivados financieros OTC, no hay estándares y cada proveedor de CFDs puede especificar sus propias condiciones, siempre dentro de un marco legal. No obstante, los aspectos más importantes suelen guardar la misma línea entre distintos proveedores.

El trading con Contratos por Diferencia comienza con la apertura de una operación en un instrumento determinado con el proveedor de CFDs. Esto crea una "posición" en ese instrumento. En los contratos por diferencia no hay fecha de vencimiento con lo que la posición se cierra cuándo se realiza una operación en sentido contrario por el mismo volumen. En ese momento, la diferencia entre el precio de apertura entre la primera y la segunda operación es obtenida como beneficio o como pérdida dependiendo si la diferencia es positiva o negativa. El proveedor de CFDs puede cobrar alguna comisión o tasa por sus servicios que puede incluir spread, tasa de administración de la cuenta, comisiones de apertura, etc.

Aunque los contratos por diferencia no tienen fecha de vencimiento, es típico que cualquier posición que se deje abierta overnight (más de un día) sea volcada y sobreseguida para el día siguiente. Es decir, cualquier beneficio o pérdida es acreditada en la cuenta del trader y se calculan los cargos o comisiones que tenga que cobrar el proveedor y la posición se sobresigue para el día siguiente. La norma más común es que este proceso se produzca a las 22 h, hora del Reino Unido.

El trading con contratos por diferencia se realiza en margen, con lo que el trader debe mantener un capital mínimo en la cuenta abierta con el proveedor de CFDs en todo momento, lo que se conoce como requerimiento de margen o margen requerido. Este capital asegura que el trader puede cumplir con las obligaciones contraídas con el proveedor de CFDs. El requerimiento de margen puede variar de un broker a otro. Si el capital mantenido en la cuenta cae por debajo de estos requerimientos el proveedor puede liquidar todas las posiciones (margin call).

Ejemplo

Vamos a ver un ejemplo con un CFD sobre acciones de Google. Vamos a suponer que el precio actual por acción de Google es de 138.2$. Pronosticamos que subirá por lo que decidimos tomar una posición en largo en un contrato por diferencia. Nuestro proveedor de CFDs nos ofrece un precio Bid de 138.00 y un precio ask de 138.4. Veamos paso a paso:

1: Apertura de la posición
Compramos 50 CFDs sobre acciones de Google al precio Ask 50 x 138.4$ = $6920
Suponiendo que los CFDs sobre Google tengan un requerimiento de margen del 5% 6920$ x 0.05 = 346$
Supongamos que nuestro proveedor de CFDs cobra unan comisión del 0,1% 6920$ x 0.001 = 6.92$
2: Costes Overnight
Al mantener la posición más de un día, cada noche se cargan los costes financieros y se acreditan o cobran los beneficios de la posición. Normalmente se cobra un porcentaje de referencia, por ejemplo el Libor, más el porcentaje del broker, y se divide lal suma entre 365. Supongamos que el precio por acción de Google queda igual al final del día (no hay beneficios ni pérdidas en la posición) y que el Libor está en el 0,25% y que el broker cobra un 2%. 6920$ x (0.0025 + 0.02) / 365 = 0.43$
3: Cierre de la posición
Al siguiente día el precio por acción de Google sube 4.2$ llegando a 142.4$. Se ha movido a nuestro favor y decidimos cerrar la operación y tomar el beneficio. Para cerrar vendemos 50 CFDs sobre Google al precio Bid que nos ofrece nuestro proveedor, que en este caso es 1.42.2$.  50 x 142.2$ = 7110$
La posición queda cerrada por lo que el requerimiento de margen es cero. 0.00$
En esta transacción el broker nos cobra 0,1% de comisión 7110$ x 0.001 = 7.11$
Beneficio bruto (diferencia entre precio de apertura y de cierre) 7110$ - 6920$ = 190$
Costes (comisiones más costes overnight) 0.43$ + 6.92$ + 7.11$ = 14.46$
Beneficio neto = Beneficio bruto menos costes 190$ – 14.46$ = 175.54$

Para hacer esta operación de contratos por diferencia (CFDs) tendríamos que haber depositado un mínimo de 346$ y obtenemos un beneficio final de 175.54 tras descontar los costes.