Brokers

Contrato de futuros


¿Qué es un contrato de futuros?

En finanzas, un contrato de futuros es un contrato normalizado entre dos partes para intercambiar en una fecha futura, la fecha de vencimiento, un activo específico en cantidades estándares y precio acordado en la actualidad. Es un tipo de contrato de derivados.

Los contratos de futuros se negocian en el mercado de futuros. La parte que acordó comprar el activo subyacente en el futuro, el "comprador" del contrato, se dice que toma la posición en "largo"; por su parte, el "vendedor" toma la posición en "corto" y es la parte que acuerda vender el activo en el futuro. Esta terminología refleja las expectativas de las partes - el comprador espera que el precio del activo vaya a aumentar, mientras que el vendedor desea o espera que se reduzca.

En muchos casos, el activo subyacente de un contrato de futuros no puede ser productos tradicionales  - es decir, para el futuro financiero el activo subyacente puede ser divisas, valores o instrumentos financieros y activos intangibles o artículos referidos tales como índices bursátiles y tipos de interés.

Mientras que el contrato de futuros especifica una operación comercial que tiene lugar en el futuro, el mercado de futuros como institución tiene el propósito de actuar como intermediario y minimizar el riesgo de incumplimiento del contrato por cualquiera de las partes. Por ello, cada una de las partes ha de dar una cantidad inicial de dinero a modo de garantía; a esta cantidad se le llama margen. Además, dado que el precio de los futuros en general cambia a diario, la diferencia entre el precio acordado y el precio de futuros se liquida también diariamente. De esta forma se saca dinero de la cuenta de margen de una parte y se traspasa a la cuenta de margen de la otra parte, así cada parte tiene el beneficio o pérdida diario apropiadamente reflejado en su cuenta. Si la cuenta de margen cae por debajo de un determinado valor, entonces se produce una llamada de margen (margin call) y el titular de esta cuenta debe reponer la cuenta de margen. Este proceso se conoce como ajuste al mercado (mark to market). Así, en la fecha de vencimiento, la cantidad intercambiada no es el precio especificado en el contrato, sino el precio spot (precio al contado actual del mercado), ya que cualquier ganancia o pérdida ya ha sido acreditada previamente mediante el ajuste a mercado.

Un contrato de futuros tiene muchas similitudes con un contrato a plazo (forward). Un forward es como un futuro en el que se especifica el intercambio de bienes por un precio determinado en una fecha futura determinada. Sin embargo, un forward no se negocia en bolsa, es decir, en un mercado regulado centralizado, y por lo tanto no tiene los pagos provisionales parciales (margen) que requiere el ajuste a mercado. Tampoco es un contrato normalizado, como el contrato de futuros.

A diferencia de una opción, las dos partes de un contrato de futuros deben cumplir con el contrato en la fecha de entrega. El vendedor realiza la entrega del activo subyacente al comprador, o, en su caso, un pago en efectivo que se realiza por transferencia de la cuenta de la parte que sufrió una pérdida a la cuenta de la parte que obtuvo beneficios. Para salir del compromiso antes de la fecha de liquidación, el titular de un futuro puede cerrar las obligaciones del contrato, tomando la posición contraria en otro contrato de futuros sobre el mismo activo y fecha de liquidación. La diferencia en los precios de los dos contratos de futuros resultará en una pérdida o ganancia para el titular.

Historia de los contratos de futuros

Aristóteles ya describió la historia de Thales, un pobre filósofo de Mileto que usó su habilidad para el pronóstico y vaticinó que la cosecha de aceituna sería excepcionalmente buena el otoño siguiente. Confiado en su predicción, llegó a acuerdos con los propietarios locales de molinos de aceitunas para depositar su dinero a ellos para garantizar el uso exclusivo de sus prensas de aceite cuando la cosecha estuviera lista. Thales negoció con éxito ya que obtuvo precios bajos para la cosecha en el futuro, aún sin saber si la cosecha sería abundante o no, los dueños de los molinos de aceituna estaban dispuestos a protegerse contra la posibilidad de un rendimiento pobre.

El primer mercado de futuros normalizado como lo conocemos hoy fue el Dōjima Rice Exchange en Japón durante la década de 1730. Este mercado se creo para satisfacer las necesidades de los samurai, a los que se le pagaba en arroz y, tras una serie de malas cosechas necesitaban convertir el arroz a una moneda estable.

El Chicago Board of Trade (CBOT) tiene registrado la comercialización del primer contrato de futuros normalizado en 1864. Este contrato se basó en grano comercial y fue el comienzo de una tendencia, creándose contratos en un número creciente de diferentes productos, así como una serie de intercambios de los futuros establecidos en países de todo el mundo. En 1875 los futuros del algodón se estaban comercializando en Bombay (India) y en unos pocos años este se había ampliado a futuros sobre semillas oleaginosas, otros productos comestibles, productos de yute y lingotes.

Normalización de los contratos de futuros

Los contratos de futuros garantizan su liquidez por estar altamente normalizados (o estandarizados), por lo general, han de especificar:

  • El activo o instrumento subyacente. Esto podría ser cualquier cosa, desde un barril de petróleo a un tipo de interés a corto plazo.
  • El tipo de liquidación, ya sea un pago en efectivo o liquidación física.
  • Cantidad y unidades del activo subyacente por contrato. Este puede ser el importe de los bonos, una cantidad fija de barriles de petróleo, las unidades de divisa extranjera, el importe de los depósitos sobre los cuales se negocia el tipo de interés a corto plazo, etc
  • La divisa en la que se denomina el contrato de futuros.
  • La clase de entrega. En el caso de bonos, se especifica que los bonos pueden ser traspasados. En el caso de entrega física de productos se especifica no sólo la calidad de los bienes subyacentes, sino también la forma y lugar de entrega. Por ejemplo, el lNYMEX Light Sweet Crude Oil contract especifica el contenido aceptable de azufre y la gravedad API específica aceptable así como el punto de entrega (la ubicación donde se realizará la entrega).
  • El mes de entrega.
  • La última fecha comercial.
  • Otros detalles como la fluctuación de precios mínima admitida (tick mínimo).

Margen

Para minimizar el riesgo de crédito para el intercambio, los comerciantes deben colocar un margen o una fianza de cumplimiento, por lo general un 5% - 15% del valor del contrato.

Por otra parte, para minimizar el riesgo de incumplimiento por la contraparte, las negociaciones realizadas en el mercado de futuros regulados están garantizados por una cámara de compensación. La cámara de compensación se convierte en el comprador para el vendedor y en vendedor para el comprador, de modo que en el caso de un incumplimiento de la contraparte la cámara de compensación asume el riesgo de pérdida. Esto permite a los comerciantes realizar transacciones sin necesidad de realizar la debida diligencia a su contraparte.

Los requerimientos de margen no se aplican o se reducen en algunos casos a hedgers que tienen la propiedad física del activo objeto del contrato o a comerciantes de spread que tienen contratos de compensación equilibrando la posición.

El margen de compensación es la garantía financiera para asegurar que las empresas o corporaciones que abren contratos de futuros y de opciones en nombre de sus clientes, cumplen con sus obligaciones respecto a sus clientes. El margen de compensación es distinto del margen del cliente que es aquel que está obligado a depositar el cliente en el corredor (broker) como fianza de cumplimiento.

El margen del cliente dentro de la industria de futuros es la garantía financiera exigida a los compradores y vendedores de los contratos de futuros y a los vendedores de contratos de opciones para asegurar el cumplimiento de las obligaciones del contrato.

El margen inicial es el capital requerido para iniciar una posición de futuros. Es un tipo de fianza de cumplimiento. La exposición máxima no se limita al importe de la garantía inicial, sin embargo, el requisito de margen inicial se calcula en función del cambio en el valor máximo estimado del contrato dentro de un día de negociación.

En caso de pérdida o si el valor del margen inicial baja por debajo de un cierto nivel, el broker realizará una llamada de margen (margin call) para recuperar la cantidad de margen inicial disponible. A menudo se refiere como "margen de variación", el margin call realizado por esta razón se hace generalmente en base diaria, sin embargo, en tiempos de alta volatilidad un agente puede realizar una o varias llamadas de margen intradía.

Cuándo se realiza una llamada de margen, el corredor espera que sea pagado el mismo día. Si no es así, el corredor tiene el derecho de cerrar todas las posiciones que sean suficientes para satisfacer la cantidad exigida en concepto de margen. Tras este cierre de posiciones el cliente es responsable de cualquier déficit que quede en su cuenta.

Algunos mercados de EE.UU. también utilizan el término "margen de mantenimiento", que se define como la cantidad por la que se puede ver reducido el margen inicial antes de que tenga lugar una llamada de margen. Sin embargo, la mayoría de los corredores de fuera de Estados Unidos sólo se utiliza el término "margen inicial" y "margen de variación".

Ratio margen-capital es un término utilizado por los especuladores que representa el monto de su capital de inversión que se deposita en concepto de margen en un momento determinado.

Retorno sobre el margen (ROM) se utiliza a menudo para determinar el rendimiento, ya que representa la ganancia o pérdida en comparación con la percepción del riesgo tal como se refleja en el margen requerido.

Contratos de Futuros y mercados

Contratos

Hay muchos tipos diferentes de contratos de futuros, lo que refleja los diferentes tipos de activos "negociables", como materias primas, valores, divisas o activos intangibles, como los tipos de interés e índices.

El comercio de materias primas comenzó en Japón en el siglo 18 con el comercio de arroz y la seda, y de manera similar en Holanda con bulbos de tulipán. El comercio de los EE.UU. comenzó a mediados del siglo 19, cuando los agricultores crearon mercados centrales para llevar sus productos y venderlos, ya fuese mediante entrega inmediata (spot o al contado) o mediante entrega a plazo. Estos contratos desbancaron a lo los contratos privados entre compradores y vendedores y se convirtieron en el precursor de los contratos negociados en el mercado de futuros de hoy. Aunque el comercio del contrato se inició con productos tradicionales como cereales, carne o ganado, los contratos de futuros abarcan hoy índices de metales, energía, divisas, acciones, índices bursátiles, tipos de interés gubernamentales y tipos de interés privados.

Mercados

Los contratos de instrumentos financieros fueron introducidos en la década de 1970 por el Chicago Mercantile Exchange (CME) y estos instrumentos se convirtieron en un gran éxito y rápidamente superaron a los futuros de materias primas en términos de volumen y accesibilidad a los mercados. Esta innovación condujo a la introducción de muchos nuevos mercados de futuros en todo el mundo, como el London International Futures Exchange Financiero en 1982 (ahora Euronext.liffe), Deutsche Terminbörse (hoy Eurex) y el Tokio Commodity Exchange (TOCOM). Hoy en día, hay más de 90 mercados de futuros y opciones sobre futuros en todo el mundo que incluyen:

  • CME Group (anteriormente CBOT y CME) - Monedas, varios derivados de tipo de interés (incluyendo los bonos de EE.UU.), agrícolas (maíz, soja, productos de soja, trigo, carne de cerdo, ganado vacuno, mantequilla, leche); índices (Dow Jones Industrial Average); metales (oro, plata), Index (Nasdaq, S & P, etc)
  • Intercontinental Exchange: cubre diferentes productos y diferentes localizaciones, desde Europa, Estados Unidos o Canadá.
  • NYSE Euronext - perecederos: granos y carnes. Índice de futuros como el EURIBOR, FTSE 100, CAC 40, índice AEX .
  • South African Futures Exchange - SAFEX
  • Sydney Futures Exchange
  • Tokio Stock Exchange - TSE (JGB Futuros, Futuros TOPIX)
  • Tokio Commodity Exchange TOCOM
  • Tokio Financial Exchange - TFX
  • Osaka Securities Exchange OSE (futuros Nikkei, futuros RNP)
  • London Metal Exchange - metales: cobre , aluminio , plomo , zinc , níquel , estaño y acero
  • New York Mercantile Exchange CME Group, energía y metales.
  • Dubai Mercantile Exchange
  • Korea Exchange - KRX
  • Singapore Exchange - SGX
  • ROFEX - Rosario (Argentina)

Códigos

La mayoría de contratos de futuros se caracterizan por códigos de cuatro caracteres. Los dos primeros caracteres identifican el tipo de contrato, el tercer carácter identifica el mes y el último es el último dígito del año.

Los códigos de los meses para los contratos de futuros son:

  • Enero = F
  • Febrero = G
  • Marzo = H
  • Abril = J
  • Mayo = K
  • Junio = M
  • Julio = N
  • Agosto = Q
  • Septiembre = U
  • Octubre = V
  • Noviembre = X
  • Diciembre = Z

Ejemplo: CLX0 es un contrato de petróleo crudo (CL), noviembre (X) 2010 (0).

¿Quíen comercia con futuros?

Los operadores de futuros se pueden dividir en dos grupos: los hedgers, que tienen un interés en el activo subyacente para tratar de cubrir el riesgo de cambios en los precios, y los especuladores , que buscan obtener un beneficio mediante la predicción de los movimientos del mercado y la apertura de un contrato derivado relacionado con el activo.

Futuros vs Forwards

Tanto los contratos de futuros como los contratos a plazo (forward) son contratos para hacer entrega de un activo en una fecha futura al precio acordado en la actualidad, pero se diferencia en dos aspectos importantes:

  • Los futuros se comercian en mercados normalizados, los forwards son contratos OTC (over-the-counter) o privados.
  • Los contratos de futuros requieren un margen y los forwards no.

Por lo tanto:

  • Los futuros están altamente normalizados o estandarizados mientras que cada forward puede ser único.
  • En el caso de entrega física del activo, el contrato de un forward especifica a quién hacer la entrega mientras que en los contratos de futuros será la cámara de compensación (clearing house) quién elige la contraparte a quién realizar la entrega.

Los contratos de futuros en España

El artículo 1 del Real Decreto 1814/1991, de 20 de noviembre, por el que se regulan los mercados oficiales de futuros y opciones, define los futuros financieros de la siguiente forma:

"Contratos a plazo que tengan por objeto valores, préstamos o depósitos, índices u otros instrumentos de naturaleza financiera; que tengan normalizados su importe nominal, objeto y fecha de vencimiento, y que se negocien y transmitan en un mercado organizado cuya Sociedad Rectora los registre, compense y liquide, actuando como compradora ante el miembro vendedor y como vendedora ante el miembro comprador".

En España el mercado de futuros es el MEFF (Mercado Español de Futuros Financieros), que actúa como cámara de compensación a la vez que hace de mercado propiamente dicho. La regulación, supervisión y control del MEFF corre a cargo de la CNMV y del Ministerio de Economía y Hacienda. La actividad principal del MEFF es la compensación y liquidación de futuros y opciones sobre el índice bursátil IBEX 35 y sobre acciones.

En el MEFF se comercian los siguientes futuros:

1-Futuros Acciones Europeas.

2-Futuro IBEX-35.

3-Futuro Mini-IBEX.

4-Futuros Acciones Españolas.

5-Futuro Bono 10.

Lectura relacionada: Futuros sobre divisas - Contrato Forward