Brokers

Activo financiero


¿Qué es un activo financiero?

Un activo es un recurso con valor económico que posee o controla un individuo o entidad, que es intercambiable y del que se espera obtener beneficio futuro. La emisión de un activo genera una deuda a la parte emisora (vendedor) y un derecho en el títular (comprador).

Para los emisores de activos estos suponen una forma de financiación de su actividad económica, reciben dinero del comprador del título y generan la obligación de un pago futuro (genera una deuda en el emisor). A nivel de contabilidad nacional los activos financieros no se contabilizan en los cálculos del Producto Interior Bruto y, por tanto, se considera que no generan riqueza en el país aunque contribuyen al crecimiento económico al facilitar el movimiento de los recursos.

Tipos de activos financieros

Entre los tipos de activos financieros más frecuentes podemos encontrar el propio dinero, los depósitos bancarios, los préstamos, bonos, letras y las acciones de empresas. En la clasificación de los activos financieros se pueden utilizar distintos criterios y según el criterio que se emplee se pueden describir distintos tipos.

Según liquidez

  • Dinero en circulación legal
  • Dinero en bancos: depósitos bancarios, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, etc.
  • Pagarés: los pagarés son emitidos por empresas privadas
  • Deuda pública: a corto, medio y largo plazo. Los bonos y letras del tesoro público son activos financieros emitidos por el gobierno como medio de financiación.
  • Renta fija: es similar a la deuda pública pero son activos emitidos por empresas privadas.
  • Acciones: las acciones son activos financieros de renta variable emitidos por empresas privadas cuyos dividendos se ven afectados, entre otros factores, por el entorno social, económico y político.

Según el emisor

  • Bancos Centrales
  • Tesoro Público
  • Bancos privados y entidades financieras
  • Empresas privadas de sectores diferente al sector bancario y financiero

Los activos en los mercados financieros

Los mercados financieros se pueden catalogar en mercado primario y mercado secundario.

En el mercado primario es dónde se crean los activos financieros y en él los activos se intercambian directamente entre el emisor y el comprador.

En el mercado secundario los activos financieros son vendidos y comprados sin la intervención del emisor primario. Es decir, se intercambian activos financieros que fueron creados con anterioridad. En el mercado secundario los titulares de activos pueden venderlos a un tercero así como comprar otros activos existentes. Por ejemplo, en el mercado bursátil los activos son las acciones de empresas y en el mercado de divisas el activo es el propio dinero (vea ¿qué es forex?).

Características principales de los activos

Los activos financieros son productos destinados a la compra y venta y en este proceso intervienen tres características: la liquidez, la rentabilidad y el riesgo.

  • Liquidez: la liquidez de un activo financiero se puede definir como la capacidad de transformar el activo en dinero en un plazo de tiempo corto, sin que se afecte la rentabilidad y sin que este intercambio derive en pérdidas. Dicho de otra forma, la liquidez sería la capacidad de venta rápida y efectiva.
  • Rentabilidad: es la ganancia que se obtiene al comprar un activo. Por lo general, a mayor rentabilidad mayor riesgo asociado al activo. Cuándo existe un bajo riesgo el emisor ofrece una menor rentabilidad; por el contrario, cuándo existe un alto riesgo el emisor ofrece una alta rentabilidad para así poder encontrar inversores que acepten el alto riesgo.
  • Riesgo: el riesgo asociado a los activos financieros es la probabilidad de que el emisor del activo no sea capaz de cumplir con las obligaciones contraídas con el comprador. Por ejemplo, el riesgo soberano sería el riesgo asociado a los títulos de deuda pública (vea más en Los países y su deuda pública). Vea también riesgo financiero.